Robots inteligentes: ¿El nuevo ser humano?

Últimamente se han desarrollado nuevas tecnologías para simplificar, mejorar y automatizar procesos. Entre ellas, se han diseñado dispositivos capaces de aprender por sí solos mediante la repetición, la prueba y error y la comparación de todos los resultados, a esta tecnología se le denomina inteligencia artificial. Según Stuart Russell y Peter Norvig en su libro Inteligencia Artificial: Un enfoque Moderno, para que un computador se considere inteligente debe tener la capacidad de procesar el lenguaje natural, debe poder almacenar lo que conoce o siente, debe utilizar la información almacenada para responder a preguntas y extraer nuevas conclusiones y debe poseer aprendizaje. Basándose en esta descripción se puede interpretar que su forma de procesamiento de información está inspirada en la de los seres humanos. Al ser tan similares se ha formado un debate sobre si deberían ser consideradas completamente como humanas o no. Sin embargo, los robots con completa inteligencia artificial aún no se deben considerar como seres humanos debido a que no procesan información con la misma profundidad que ellos, su propósito es distinto al de esta especie y legalmente y biológicamente no tienen los requerimientos necesarios para ser tratados como humanos.

La mayor diferencia entre estos seres está en su modo de procesar los datos, a pesar de poder generar soluciones con base en información, no pueden escoger cuál de ellas es la más eficaz para resolver un problema. “Hay muchos problemas computacionales para los cuales incluso las mejoras exponenciales no son suficientes para ayudarnos a resolverlas de manera práctica.” (Walsh, 2016) Esto significa a pesar de que los robots inteligentes pueden sintetizar datos para crear posibles respuestas para un problema, necesitan de una persona que elija la opción que mejor se adapte como solución. Incluso, entre las soluciones que generen, podría no estar la correcta. IBM establece que, si bien el aprendizaje automático da una base para desarrollar la comprensión a través de la inducción de modelos a partir de datos, no puede proporcionar explicaciones profundas ni hacer inferencias a partir de conocimientos de alto nivel. Por lo cual esta sintetización de datos que brindan es básica y está basada en el significado literal de los conceptos, sin embargo, en la mayoría de los casos hay un significado abstracto en la información que para comprenderlo hay que poder manejar conceptos de ese tipo. A pesar de que las máquinas pueden procesar información miles de veces más rápido que los seres orgánicos, no pueden comprenderla tan profundamente como ellos. Walsh pone como ejemplo el cerebro de un perro, es posible que se pueda hacer pensar más rápido mas no significa que pueda jugar una partida de ajedrez. La inteligencia es más que pensar sobre un problema más rápido o durante más tiempo que alguien más.

Ligado a la forma en la que procesan la información está uno de los mayores motivos por los cuales no se puede considerar a los robots como humanos, ellos no poseen sentimientos ni emociones. Tanto en el diario vivir como en el ámbito de la psicología se puede notar que los sentimientos están fuertemente ligados al desarrollo de los seres humanos, desde recuerdos que forman la personalidad de una persona, hasta la determinación a la hora de cumplir metas pueden ser teñidos por algún sentimiento fuerte. “De esta manera, la conexión entre una emoción y su expresión no sólo es una cuestión de causa y efecto, sino también de definiciones, por consiguiente, la conducta de una persona está en el contexto en donde se expresan las emociones, así como en la acción o el gesto.” (Hernández, Juárez & Ponce, 2011). Entonces, una gran parte de lo que define a los humanos son sus sentimientos. En adición y como se mencionó anteriormente, el procesamiento de los datos es distinto en los robots a como es en los humanos, por lo cual a pesar de existir máquinas capaces de identificar qué sentimiento se muestra en quien analicen, como es el caso de RUTH, un robot creado por Ford en 2013 para identificar las emociones de su conductor para ajustar las condiciones del auto a sus necesidades constantes, no son capaces de experimentarlas directamente. Según menciona Rafael Bisquerra en su libro “Psicopedagogía de las emociones”: las emociones son esenciales para la adaptación del organismo a su entorno, de esta forma, un ser que no pueda entender y sentir las emociones humanas, no podría siquiera relacionarse de forma igualitaria con esta especie, por lo cual no se podría tomar como humano.

Siguiendo en el área de la mente, es importante mencionar que los robots pueden tener un cierto nivel de inteligencia y ser capaces de hacer procesos matemáticos y lógicos, sin embargo, el ser humano no ha sido capaz de emular el funcionamiento de su propia conciencia. A diferencia del procesamiento de datos, la conciencia humana sigue siendo explorada por múltiples profesionales de distintas áreas de la ciencia. Martínez-Miguélez menciona en su investigación “Pensamiento y Realidad” que para describir este mundo de manera adecuada se necesita una perspectiva más amplia, holista y ecológica que no pueden ofrecer las concepciones reduccionistas del mundo ni las diferentes disciplinas aisladamente. Se necesita una nueva visión de la realidad, un nuevo paradigma, es decir, una transformación fundamental de su modo de pensar, de su modo de percibir y de su modo de valorar. Entonces, es muy improbable que se pueda replicar una “funcionalidad” del ser humano que no ha sido terminada de descubrir. La conciencia forma parte de los 2 pilares fundamentales que conforman la mente humana por lo cual, si un ser como un robot inteligente carece de ella, es difícil que pueda ser considerado humano.

Otra diferencia que distancia a estos seres es el propósito con el que son creados. Como menciona IBM, actualmente los robots con inteligencia artificial son diseñados para servir como una herramienta y para amplificar las cualidades humanas. Su función está definida por la persona que los crea, mientras los humanos van creando su rol en el mundo a medida desarrollan su vida. “La Inteligencia Artificial (IA) es un tema que se ha discutido desde varias décadas atrás, ya que siempre se ha mantenido la revolucionaria idea de que, mientras las máquinas hacen el trabajo, el humano utiliza la menor cantidad de esfuerzo posible.” (Bostrom, 2017). Actualmente se crean robots manejar procesos mecánicos automáticamente e inclusive se utilizan como un asistente personal capaz de realizar tareas básicas como crear recordatorios, hacer reservaciones y responder preguntas obteniendo la información de Internet, por ejemplo, los asistentes virtuales creados por Apple, Microsoft y Google. Por otro lado, como establece Douglas Heaven, la creación de herramientas útiles no es siempre la prioridad de los científicos, podemos tomar como ejemplo la caja mecanizada creada por pionero de AI Marvin Minsky; su única acción es extender una mano para apagarse luego de ser encendida. Desafortunadamente los medios de entretenimiento han creado una idea errónea de robots con conciencia, avanzados y más inteligentes que los humanos, cuando en realidad son solo una herramienta utilizada para aumentar el avance y desarrollo de la especie.

También, parte de lo que forma la identidad del ser humano es su conocimiento sobre su tiempo limitado en la tierra. Este presagio los puede impulsar a reducir sus actitudes belicistas, a tomar mejores decisiones con relación a la salud, puede incrementar el altruismo e, incluso, puede reducir la tasa de divorcios. El profesor de ciencias de la psicología Jamie Arndt explica en un comunicado de la Universidad de Missouri que según la Teoría de la gestión del terror (TMT), las personas se enfrentan a la conciencia de su mortalidad sosteniendo creencias culturales y buscando formar parte de algo mayor y más perdurable que ellas mismas, como los países o las religiones. Por lo cual, se puede afirmar que el conocimiento de la mortalidad ha moldeado la cultura y comportamientos de los seres humanos. La percepción de la muerte también ha cambiado a lo largo de la historia y con cada etapa se ha presentado un cambio de comportamiento general. Los robots, por otro lado, no son capaces de perecer de la misma forma que los seres orgánicos, siempre que obtengan un mantenimiento adecuado, podrían existir por tiempo casi ilimitado. Entonces, sabiendo que los robots inteligentes no serían influenciados por el sentimiento de muerte cercana no podrían ser siquiera considerados como parte de la cultura popular humana.

Por otra parte, los robots aún se encuentran en un estado muy primitivo en cuanto a movimiento. A pesar de que los científicos se han creado sistemas complejos que simulan músculos y tendones, actualmente muchos poseen problemas para poder realizar movimientos básicos. Según explica Douglas Heaven, cuando los seres vivos se quedan quietos, sus cerebros tienen que decirle a sus músculos que hagan pequeños ajustes todo el tiempo solo para mantenerse erguidos, y actualmente los robots son terribles en eso. Es por esto que, en la actualidad, a pesar de que se han creado muchos prototipos de robots humanoides, no hay alguno que haya conseguido verse completamente o caminar como un verdadero humano, siempre realizan movimientos bruscos y mecánicos. También, los humanos aprenden a caminar autónomamente haciendo pruebas con sus brazos y piernas mientras que son bebés, en cambio los robots deben ser pre-programados para poder realizar sus movimientos. Además, con base en lo que menciona Renato Paiotti, a la hora de crear un robot se debe tomar en cuenta cuál va a ser su función y basándose en ella se elige el tipo de movimiento que mejor se adapte, por ejemplo, si el robot va ser utilizado para limpiar conductos de ventilación se opta por un movimiento similar al de una culebra, entonces su movimiento está completamente limitado por su propósito. A pesar de que se pueden construir robots bípedos, los científicos optan por modelos que posean ruedas o de 4 a 6 patas para poder crear una máquina más estable, sin embargo, como indica Paiotti, cosas simples como hacer una curva siguen siendo complicadas. No se puede tomar como humano un aparato que no pueda siquiera simular su movimiento y que carezca de independencia para poder desarrollar sus decisiones en un ámbito físico siendo prácticamente incapaz de realizar acciones cotidianas a menos de que haya sido diseñado específicamente para ello.

Además, existen limitantes en cuanto a definición. Al decir que los robots son humanos se estaría afirmando que son pertenecientes a la especie del homo sapiens (especie humana), sin embargo, desde el punto de vista biológico para que un ser pueda ser considerado dentro de la misma especie que otro debe existir la posibilidad de la reproducción entre ellos que genere una descendencia fértil. Este requisito es fundamental dentro de la biología ya que la misión biológica de los seres vivos es crear descendencia. Como se menciona en el sitio colaborativo de la Universidad de California Museo de Paleontología: los organismos pueden parecer iguales, pero ser especies diferentes, por ejemplo, los turpiales gorjeadores y los turpiales orientales parecen casi idénticos entre sí, pero no se reproducen entre ellos, por lo tanto, son especies independientes. También se puede tomar el término evolutivo de especie el cual dice que “Una especie evolutiva es un ente compuesto de organismos que mantiene a través del tiempo y del espacio su identidad [discernible] de otras entidades tales, y que posee su propio e independiente destino evolutivo y tendencias históricas.” (Torretti, 2010). En este caso se presenta otra discrepancia ya que los robots inteligentes tienen tendencias históricas muy distintas a los humanos, tanto por la cantidad de tiempo transcurrido desde su origen, hasta los factores que han determinado a cada uno. En síntesis, basados en la definición de especie, no se puede considerar a los robots como humanos.

Ahora, en caso de lograr un desarrollo tecnológico en el cual se puedan crear robots inteligentes capaces de tomar decisiones y que su movimiento sea orgánico, aún existiría una diferencia moral, ética y legal. Es posible que los robots sean tomados dentro de la sociedad similarmente a los animales, donde a pesar de ser influidos por sus derechos y principios morales, no son tomados bajo la misma condición que los humanos. Esto es reafirmado por Hutan Ashrafian cuando menciona que, a un nivel práctico, la obtención de responsabilidades por inteligencia artificial y robots puede basarse en las responsabilidades y obligaciones establecidas de la sociedad humana, ya que su subsistencia existe dentro de este dominio. Entonces, de la misma forma que se crean leyes de protección animal basadas en leyes ya establecidas para los seres humanos, se crearían leyes específicas para los robots, tomando su ser como ajeno al humano. ‘‘Los animales son tratados como máquinas que convierten el forraje en carne’’ (Singer 1979). Los robots para poder ser tratados como humanos en el ámbito legal deberían tener su misma capacidad moral para asegurar que tengan la capacidad de cumplir con todas las responsabilidades que los ciudadanos poseen.

En contraste, hay personas que defienden la posibilidad de otorgar a máquinas el título de ser humano. Mencionan que la inteligencia artificial no es algo nuevo, desde el principio se ha trabajado la idea de lograr hacer que las máquinas piensen como humanos, y es el enfoque que se les ha dado desde la creación del ENIAC (primera máquina inteligente creada por el hombre) en 1946. Los robots inteligentes son entrenados para procesar datos de la misma forma que los humanos y así cuando se encuentren ante una decisión, pueden ejecutar una acción sin necesitar recibir una aprobación. Además, el término de inteligencia sigue siendo tomado como subjetivo, especialmente luego del descubrimiento de la capacidad cognitiva en animales como los delfines. A pesar de que no son capaces de comunicarse con seres humanos, se ha demostrado que el córtex, que es la parte más nueva del cerebro hablando en cuanto a evolución y es la zona donde se genera la conciencia, es más compleja que en los humanos. “Toda esta comparación de datos es a lo que se le suele llamar inteligencia ya que garantiza tomar las mejores decisiones posibles. (…) la sabiduría humana ha considerado, desde antiguo, a la inteligencia como artificial: porque se ve capaz de conocerlo todo, pero no a sí misma. Aunque tampoco puede desconocerse del todo.” (Fernández, 2010). Así que, si en la actualidad no se tiene una definición exacta de inteligencia y a los robots se les puede otorgar una forma de resolución de problemas similar o incluso igual a la de los humanos, se les debería tomar como tales.

De igual forma afirman que las redes neuronales artificiales (RNA) les han proporcionado a las máquinas la habilidad de aprender de manera similar a la de los niños. Las RNA son sistemas de procesamiento de la información cuya estructura y funcionamiento están inspirados en las redes neuronales biológicas y consisten en un gran número de elementos simples de procesamiento llamados nodos organizados en capas (Hilera y Martínez, 1995). Son adaptables y permiten perfeccionar la realización de una tarea específica mediante la experimentación y la práctica. Por ejemplo, existe un canal en youtube llamado “Code Bullet”, su creador se encarga de experimentar con inteligencia artificial y ha logrado crear varias IA que han aprendido por sí solas a jugar videojuegos como Pac-Man, Asteroids y Snake. Las RNA simulan muy bien los métodos de enseñanza de los niños permitiendo desarrollar 2 tipos distintos de aprendizaje: el supervisado, en el que se cuenta con un “tutor” que se encarga de corregir al programa para conseguir un resultado deseado, y el aprendizaje autoorganizado, en el cual la red no recibe información del entorno que le indique si la opción que está tomando es correcta o no, si no que obtiene estos datos dependiendo del resultado que obtenga. Si una máquina puede adoptar la forma tan específica en la aprende esta especie, no hay duda que se puede llegar a considerar como parte de ella.

Adicionalmente, en la actualidad hay una tendencia de personas que consideran establecer una relación sentimental y sexual con robots en lugar de relacionarse con personas. “Diferente es el caso de los robots femeninos. Pris en Blade Runner (1982), estaba diseñada para ser un ‘modelo de placer básico’, para el uso en las colonias militares, sin embargo, utiliza sus increíbles habilidades gimnásticas, acrobáticas y eróticas para convertirse en la asesina perfecta” (Inguscio, 2015). Las personas que poseen menos capacidades sociales pueden ser las más inclinadas a establecer una relación de este tipo ya que pueden ser más abiertos sin el miedo de ser rechazados por los prejuicios normalmente encontrados en una pareja potencial, sin embargo, esto no hace que las máquinas sean menos humanas, si no que estaría cumpliendo en gran parte los principios morales y éticos que son profesados por esta especie. “Aún se espera que las jóvenes (aun siendo máquinas) sean capaces de sentir empatía, cariño, dar cuidado y mostrar preocupación por sus creadores (o sus usuarios), casi como en la vida real, pero con el plus de que ellas se pueden encender y apagar al gusto de cada quien.” (Olea, 2017). Como menciona Jiménez, las máquinas no solamente van a poder desempeñarse como humanos en el trabajo, sino que también en la cama. Al ya existir humanos que puedan considerar máquinas como compañeras de vida, genera un puente que permite el comienzo del cambio de su imagen de la sociedad lo que da pie a que sean considerados como iguales.

Ciertamente, la inteligencia artificial actual funciona de manera similar al cerebro humano debido a que su método de solución de problemas está basado en el que utiliza esta especie. De hecho, José Sánchez, catedrático de la Universidad de Valencia, sugiere que la explicación psicológica puede construir un nexo entre la neurociencia y la inteligencia artificial: “En la actualidad no puede abordarse el estudio de la inteligencia humana sin referirse a la inteligencia artificial. Los sistemas inteligentes animados e inanimados se explican a la luz de una teoría común”. De esta forma se puede afirmar que la inteligencia artificial ha llegado a un punto en el que se puede relacionar con el cerebro humano, y se está desarrollando tan rápidamente que se pueden utilizar teorías comunes para explicar tanto el pensamiento cognitivo, como el pensamiento artificial. {Sin embargo, el poder cognitivo humano es más que la simple resolución de problemas. Los seres humanos tienen un nivel de comprensión y almacenamiento de la información mucho más complejo que las máquinas actuales. La licenciada en psicología Liria Cabrera menciona en su artículo “El procesamiento humano de la información: en busca de una explicación” que en el ser humano, la percepción sensorial está siempre asociada a un proceso cognoscitivo. Esto significa que no basta con ver o escuchar algo, sino que también hace falta un cierto procesamiento previo de la información antes de que esta se guarde e intérprete, por lo cual se puede entender que el ser humano se encuentra constantemente obteniendo información del medio de una manera inconsciente. Ella también establece que el resultado del proceso, el objeto cognitivo, no es preciso ni matemático, porque el flujo de información es continuo y las acciones humanas son particulares. Entonces el ser humano no se limita a obtener información específica para resolver un problema, sino que está constantemente recolectando datos de su entorno por medio de todos sus sentidos a un nivel inconsciente generando así una respuesta no completamente precisa, pero sí completamente adaptada a la situación en la que se encuentre.}

Por otro lado, es cierto que las RNA están basadas en el proceso de aprendizaje de los humanos y su funcionamiento está inspirado en las redes neuronales biológicas, {sin embargo, los nodos que conforman las RNA están lejos de ser tan eficientes y poderosas de las neuronas biológicas. “Por lo general, una neurona recibe información de miles de otras neuronas y, a su vez, envía información a miles de neuronas más. “(PALMER y MONTAÑO, S.F). Entonces la capacidad neuronal de máquinas inteligentes para poder realizar circuitos neuronales, o por lo menos lo equivalente en nodos, está reducida en gran medida a comparación del funcionamiento de un cerebro humano.}

Actualmente se están creando múltiples robots y tecnologías pensadas para satisfacer el deseo sexual de las personas. Además de robots físicos con inteligencia artificial, como RealDoll X, se están creando videojuegos eróticos que usan la realidad virtual para hacer las experiencias más realistas, {a pesar de esto, al nivel de desarrollo actual de las máquinas es casi imposible que la necesidad sexual o amorosa sea satisfecha por completo por un robot. La inteligencia no está lo suficientemente desarrollada como para que se pueda mantener la ilusión de realidad por mucho tiempo. Este tipo de productos son enfocados directamente en el coito por lo cual están limitados completamente a esta actividad, y les será imposible llenar los demás aspectos de la convivencia diaria de los humanos. La falta de movilidad y conciencia propia harían imposible una relación de pareja verdadera entre un humano y un robot.}

El desarrollo de la inteligencia artificial está avanzando a pasos agigantados, sin embargo, a pesar de estar inspirándose en el mejor modelo de inteligencia conocido, los científicos siguen teniendo limitaciones para desarrollar máquinas inteligentes, por ejemplo, la falta de conocimiento sobre su propio funcionamiento y la falta de tecnología y/o herramientas para poder poner en práctica todas las teorías que obtengan de sus investigaciones. Debido a esto, los robots siguen teniendo déficit en su capacidad cognitiva, su capacidad de sentir y entender sentimientos y emociones a un nivel profundo, su capacidad social y la mayoría de las capacidades que definieron a los humanos como especie dominante. Esto sumado a las mismas limitaciones humanas y las implicaciones legales, morales y éticas que conlleva aceptar a un robot como igual, crean una barrera inmensa que no está cercana a ser sobrepasada. Por lo cual, es imposible que los robots con completa inteligencia artificial sean considerados seres humanos.

Referencias

1) Russell, S., & Norvig, P. (2004). INTELIGENCIA ARTIFICIAL UN ENFOQUE MODERNO. Madrid: PEARSON EDUCACIÓN, S.A. Obtenido de https://luismejias21.files.wordpress.com/2017/09/inteligencia-artificial-un-enfoque-moderno-stuart-j-russell.pdf2) Walsh, T. (2016). What if… WE CREATE HUMAN-LEVEL ARTIFICIAL INTELLIGENCE?. New Scientist, 232(3100), 32-34. 
3) IBM. (2018). Towards Human-Level Intelligence. Obtenido de IBM: https://www.research.ibm.com/artificial-intelligence/towards-human-level-intelligence/
4) Olivier, B. (2017). Artificial Intelligence (AI) and being human: What is the difference?. Acta Academica, 49(1), 2-21. doi:10.18820/24150479/aa49i1.1. 
5) Hernández, G. R., Juárez Logo, C. S., & del Consuelo Ponce de León, M. (2011). Culturalization affects Emotions and feelings that give meaning to acts of collective protest. Revista Interamericana De Psicología, 45(2), 193-202. 
6) PR, N. (2012, July 30). RUTH, un robot con sentimientos, contribuye a la calidad en los vehículos de Ford. Hispanic PR Wire (Spanish). 
7) Bisquerra, R. (2009). Psicopedagogía de las emociones. Editorial Síntesis, S.A. Obtenido de: https://books.google.co.cr/books/about/Psicopedagogía_de_las_emociones.html?id=rpX0SAAACAAJ&redir_esc=y
8) Martínez-Miguélez, M. (2016). Pensamiento, realidad y conciencia humana. Boletin Científico Sapiens Research, 6(2), 2-10. 
9) Álvarez, L. (2005). La conciencia humana: perspectiva cultural. Barcelona: Editorial Ruby. Obtenido de: https://books.google.co.cr/books?hl=es&lr=&id=fBQypC25HLAC&oi=fnd&pg=PA7&dq=que+es+la+conciencia+humana&ots=8Iy5UO1B_a&sig=BsTeHMcIigcViEHp3J-hJ2rreu8&redir_esc=y#v=onepage&q=que%20es%20la%20conciencia%20humana&f=false
10) Iglesia de Scientology Internacional. (S.F). LAS PARTES DE LA MENTE. Obtenido de Scientology: https://www.scientology.org.mx/what-is-dianetics/basic-principles-of-scientology/the-parts-of-the-mind.html
11) IBM. (24 de marzo del 2017). Artificial Intelligence: Myths & Legends. Obtenido de IBM Watson Advertising: https://watsonadvertising.ibm.com/news/artificial-intelligence-myths-legends/
12) Bostrom, N. (05 de octubre de 2017). diariojudio.com. Obtenido de diariojudio.com: http://diariojudio.com/opinion/el-desarrollo-de-la-inteligencia-artificial/255519/
13) Heaven, D. (2017). Artificial incompetence: Will robots take over the world? Nah, says Douglas Heaven. New Scientist, 236(3157/3158), 49-51. 
14) Vail, K., Juhl, J., Arndt, J., Vess, M., Routledge, C., & Rutjens, B. (2012, Abril 5). When Death is Good for Life. Obtenido de SAGE Journals: http://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1088868312440046
15) Gala, F., Jiménez, M., Raja, R., Guillén, C., González, J., Villaverde, M., & Alba, I. (2002, octubre 30). Actitudes psicológicas ante la muerte y el. Retrieved from http://scielo.isciii.es/pdf/cmf/n30/original4.pdf
16) Taylor, S. (2014, mayo 16). Enfrentando nuestra propia mortalidad: los procesos detrás de la muerte. Retrieved from Articulando: http://articulando.com.uy/enfrentando-nuestra-propia-mortalidad-los-procesos-detras-de-la-muerte/
17) Paiotti, R. (2017, abril 8). Clases de movimientos de los robots terrestres (R001). Obtenido de NCB: http://www.incb.com.mx/index.php/articulos/14-mecatronica-robotica-bionica-inteligencia-artificial/1583-clases-de-movimientos-de-los-robots-terrestres-r001
18) Blanco, J. (2013, febrero 14). Movimientos de robots y variedades matemáticas (manifolds). Retrieved from Ciencia explicada: https://www.ciencia-explicada.com/2013/02/movimientos-de-robots-y-variedades.html
19) HOVERS, E. (2011). The rise of Homo sapiens: the evolution of modern thinking – By Frederick L. Coolidge & Thomas Wynn. Journal of the Royal Anthropological Institute, 17(2), 410-411. Doi: 10.1111/j.1467-9655.2011.01698_13.x. 
20) University of California Museum of Paleontology. (S.F). El concepto biológico de especie. Obtenido de Understanding Evolution: https://evolution.berkeley.edu/evolibrary/article/side_o_0/biospecies_01_sp
21) Torretti, R. (2010). La proliferación de los conceptos de especie en la biología evolucionista. Theoria, 25(3), 325-377. 
22) Ashrafian, H. (2015). Artificial Intelligence and Robot Responsibilities: Innovating Beyond Rights. Science & Engineering Ethics, 21(2), 317-326. Doi: 10.1007/s11948-014-9541-0.
23) Singer, P. (1979). Practical ethics. Cambridge: Cambridge University Press
24) Corvalan, J. (3 de Julio de 2017). Inteligencia Artificial y Derechos Humanos Nº 1. Obtenido de DPI Cuántico: http://dpicuantico.com/area_diario/inteligencia-artificial-y-derechos-humanos-no-1-30-06-2017/
25) Rosero Morales, E. e., Arias Tapia, S. s., Roberto Jacome, L. l., Pullas, P. p., & Noriega, V. v. (2017). Artificial Control Entity: Critical Thought, Selfconscience, Ethics and Spirit. CISTI (Iberian Conference on Information Systems & Technologies / Conferência Ibérica De Sistemas E Tecnologias De Informação) Proceedings, 1226-233. 
26) Swaine, M., & Freiberger, P. (2008, Octubre 7). ENIAC. Retrieved from ENCYCLOPÆDIA BRITANNICA: https://www.britannica.com/technology/ENIAC
27) Cuadra, J. (27 de noviembre del 2017). La inteligencia de los delfines. Retrieved from Ecología Verde: https://www.ecologiaverde.com/la-inteligencia-de-los-delfines-108.html
28)Hilera, J.R. y Martínez, V.J. (1995). Redes neuronales artificiales: Fundamentos, modelos y aplicaciones. Madrid: Ra-Ma
29) Gopnik, A. (2017). MAKING AI MORE HUMAN. Scientific American, 316(6), 60-65. 
30) Kwon, D. (2018). Self-Taught Robots. (Cover story). Scientific American, 318(3), 26-31.
31) Inguscio, M. (2015). Hacia la sexualización de la Inteligencia Artificial (IA). BIENNIUM: MASTER MUNDUS CROSSWAYS IN CULTURAL NARRATIVE.
32) Olea, V. (27 de septiembre de 2017). Chat Bot. Obtenido de Chat Bot: https://planetachatbot.com/por-qu%C3%A9-la-inteligencia-artificial-ia-tiene-voz-o-nombre-o-cuerpo-de-mujer-la-mayor%C3%ADa-de-las-3d4a17192c9d
33) JIMÉNEZ, J. (26 de diciembre de 2017). Xataca. Obtenido de Xataca: https://www.xataka.com/robotica-e-ia/los-hombres-estan-hasta-tres-veces-mas-dispuestos-a-mantener-relaciones-amorosas-con-robots-que-las-mujeres-segun-un-informe
34) Sánchez, J. (S.F.). Inteligencia Artificial e Inteligencia Humana. Valencia. Obtenido de http://rseap.webs.upv.es/Anales/93_94/A_Inteligencia_Artificial.pdf
35) Cabrera, I. (diciembre de 2003). El procesamiento humano de la información: en busca de una explicación. La Habana: ACIMED. Obtenido de http://eprints.rclis.org/5040/1/procesamiento.pdf
36) PALMER, A., & MONTAÑO, J. (S.F). ¿Qué son las redes neuronales artificiales? Aplicaciones realizadas en el ámbito de las adicciones. Obtenido de: http://disi.unal.edu.co/~lctorress/RedNeu/LiRna001.pdf
37) Álvarez, R. (2018, Julio 2). RealDoll X, la primera muñeca sexual robótica y con inteligencia artificial ya está lista para salir a la venta. Obtenido de xataka: https://www.xataka.com/robotica-e-ia/realdoll-x-la-primera-muneca-sexual-robotica-y-con-inteligencia-artificial-ya-esta-lista-para-salir-a-la-venta

Informático, programador y diseñador empírico. Ama los videojuegos, la música,  las computadoras, la animación, escribir, leer y dibujar.

Contacto: vini@frikistuff.com